martes, 28 de octubre de 2008

*Detente un rato y lee esto, por favor.

" La estrechez de miras de la mayoría de la gente no deja de sorprenderme. Conozco a muchas personas que están obsesionadas por la educación de sus hijos. Se preocupan por cuál será el mejor parvulario, por si es preferibles llevarlos a una escuela privada o pública (...). Piensan que de este modo sus hijos obtendrán mejores notas (...) estarán en condiciones de entrar a aquella universidad determinada, de cursar ese master en concreto, y así ad infinitum.

Tales personas piensan que este mundo no evoluciona y que el futuro será una réplica del presente.

Si seguimos devastando nuestros bosques y destruyendo así nuestras fuentes de oxígeno, ¿qué van a respirar nuestros hijos después de 30 o 40 años? Si no dejamos de envenenar el agua y los alimentos naturales, ¿de qué se nutrirán?(...)Si nuestro planeta se sobrecalienta debido al efecto invernadero...¿dónde vivirán?. Y los hijos y nietos de los chinos, los africanos, los australianos y del resto del mundo son tan vulnerables como los demás, pues también son inevitablemente residentes del planeta. (...)
Entonces , ¿por qué preocuparnos tanto por los test de inteligencia y por las universidades cuando no dispondremos de un mundo que albergue a nuestros descendientes?

¿Por qué la gente se obsesiona por vivir muchos años?, ¿Para qué conseguir unos años más de vida?, ¿Para pasarlos infelizmente en un geriátrico? ¿De qué sirve preocuparse por el colesterol, las dietas ricas en fibra, el control de las grasas, los ejercicios aeróbicos, etc.?.

¿No tendría más sentido disfrutar del presente, realizarnos cada día, amar y ser amados y no preocuparnos tanto por la salud física en ese futuro incierto? ¿Y si no hay futuro? ¿Y si la muerte es una liberación y un estado de felicidad?. "

Del libro Lazos de Amor (Brian Weiss)
 
HTML,BODY{cursor: url("http://downloads.totallyfreecursors.com/cursor_files/monkeyani.cur"), url("http://downloads.totallyfreecursors.com/thumbnails/monkey-ani.gif"), auto;}